5 consejos para fotografiar naturaleza

¿Te encantaría capturar las vistas que la naturaleza nos regala? Entrevistamos a un fotógrafo profesional y le pedimos que nos diera su top 5 de consejos para fotografiar la naturaleza.

“Luz, tiempo, espacio” -Erasto Villalón

Al Norte del país está Valle Hermoso, una ciudad fronteriza en la que todos los días se pueden apreciar hermosos atardeceres pintados de vivos colores que van desde el rosa al amarillo, hasta llegar al rojo vibrante.

Es en esta ciudad que encontramos a Erasto Villalón, reconocido fotógrafo local cuya especialidad y don es el de fotografiar la naturaleza; con quien tuvimos el gusto de platicar y entrevistar para traerles estos consejos.

Erasto nos cuenta que el fotografiar la naturaleza ha sido su pasatiempo o “escape artístico” -como él le llama- desde hace poco más de 10 años.  Además, Erasto nos comparte que él cree que sus habilidades artísticas visuales están en su sangre, pues su abuelo era un aficionado de la fotografía, quién allá por la década de 1940 hacía fotografías de cosas cotidianas que le parecían interesantes con una cámara a blanco y negro.

Las cámaras, los amores que los fotógrafos nunca olvidan’

Al preguntarle un poco más sobre cómo se inició en la fotografía, recuerda que en la década de 1980 compró su primera cámara: una Kodak Instamatic. Después tuvo la oportunidad de obtener una Nikon F de segunda mano, y unos años después, una Pentax K1000.

Nos cuenta que en esos años y con cámaras análogas de rollo ya practicaba el fotografiar naturaleza, “pero el revelado comercial en la ciudad siempre era de mala calidad, las fotografías no se veían como deberían; tenía que ir a otra ciudad o a Estados Unidos a revelar mis rollos”.

Años después y con la llegada de las cámaras digitales, así como del revelado digital mediante aplicaciones, finalmente pudo poner en práctica sus habilidades -su, buen ojo– dándole el punto exacto a los niveles de luminosidad y saturación, para que las fotografías se vieran y sintieran tal como él las había capturado.

Fue en el año 2014 que Erasto comenzó a compartir sus fotografías en Facebook publicándolas en su perfil personal, rápidamente la popularidad de sus fotografías creció. Cuando le preguntamos ‘¿Por qué crees que tus fotografías se han vuelto populares?  Nos responde que ‘Hay mucha gente que se la pasa todo el día en su trabajo, en una oficina; gente que entra a trabajar cuando apenas sale el sol y que regresan a sus casas cuando ya ha oscurecido. Esas personas son las que comparten mis fotografías y dicen ‘esto es lo que me perdí, pero ahora puedo verlo’. También hay muchas personas que viven fuera de la ciudad y las comparten [las fotografías] porque les gusta ver a Valle Hermoso en las redes sociales’.

Ahora Erasto comparte sus fotografías en la página Mi Valle Hermoso, en la que también podemos encontrar imágenes de la vida cotidiana en esta ciudad.

Consejos para fotografiar la naturaleza

1.       La seguridad, ante todo.
Por ejemplo, si quiero tomar fotos de tormentas eléctricas o rayos, hay que observar y asegurarse de que estos sean nube a nube, no de tierra-nube o viceversa.’

Además, hay que asegurarse que el sitio en el que vayamos a fotografiar, sobre todo el espacio en el que colocaremos nuestro equipo y sobre el que estaremos parados, no interfiera con el hábitat natural o el paso de la fauna.

No te vas a parar sobre un hormiguero o molestar a las abejas. Siempre hay que ser cuidadoso, sobre todo, hay que ser muy respetuoso del entorno’.

Hablando de respetar el entorno, hay que evitar alterar el escenario que vayamos a fotografiar, aunque es aceptable cuando se trata de mover una o dos piezas de basura que no deberían estar ahí.

2.       La meteorología
‘Estar siempre al pendiente del clima’

Esto es muy importante pues la apariencia de los atardeceres depende de las condiciones del clima. Si hay un clima muy frío y nublado, los atardeceres se verán grises y no lucirán ante la cámara. Aunque los atardeceres de invierno también tienen lo suyo.

Cazar atardeceres -como Erasto le llama- requiere de tiempo y paciencia; tienes que observar el horizonte por una o dos horas antes de la puesta del sol, y tener tu equipo listo para capturar el momento preciso.

Es recomendado hacer fotografías en días en los que no haya mucho viento, esto te facilitará el trabajo y te permitirá capturar imágenes sin que, por ejemplo, los árboles y las plantas salgan movidos o borrosos por el viento.

3.       El equipo
Hay que asegurarse de que el equipo esté en buenas condiciones, y muy importante, que la batería -y baterías extra, si es que las tienes- estén al cien por ciento de carga.

-Una recomendación importante es tener a la mano un tripié o trípode, ya que, en algunas ocasiones, necesario hacer tomas de larga exposición debido a la poca luz y si intentas hacer esto ‘a pulso’ sosteniendo tu cámara, lo más seguro es que el resultado será una fotografía borrosa.

-Otra recomendación para reducir el movimiento creado por la interacción con la cámara, es utilizar el temporizador del obturador.

-Utilizar un lente angular es la mejor opción para fotografiar paisajes, un lente de 18-35mm es un buen ejemplo.

-Para las fotografías en las que quieres que salga en cuadro tanto como sea posible, un lente súper gran angular -también conocido como ‘ojo de pez’- de 8mm será tu mejor herramienta.

-En tomas de acercamientos, por ejemplo, al sol durante atardeceres, lo recomendable es utilizar un teleobjetivo.

4.       Sobre fotografía de atardeceres
Los amaneceres y las puestas de sol son bellos espectáculos que duran solo unos minutos, por eso, debes observar el cielo constantemente. Algunos días no lucirán tanto como otros, pero siempre habrá algo que capturar.

Utiliza tu cámara en modo manual, de esta manera podrás controlar los niveles de luz y contraste de tus fotografías, y si configuras correctamente tu cámara, no necesitarás utilizar programas de edición como Photoshop para hacer que las fotografías luzcan tal y como tus ojos lo vieron.

Imagen en formato .NEF /RAW de ejemplo de la configuración para un atardecer.

-Si lo que se busca es capturar un atardecer con colores luminosos, se recomienda una velocidad de 1/250, combinándolo con una apertura f/8.

-Por otra parte, si lo que se desea es obtener un paisaje que luzca impresionante, un poco más obscuro, deberás probar una velocidad de 1/500, en cuanto a la apertura se recomienda que esta se mantenga entre f/8 y f/11 para que las imágenes se mantengan nítidas. Pero recomendamos que experimenten con estos valores y descubran la combinación que ‘les llene el ojo’.

 -Para este tipo de fotografía se recomienda el uso de tripié, en caso de no tener uno disponible, buscar la manera de estabilizar la cámara.

5.       Sobre la astrofotografía
La astrofotografía incluye el cielo, las estrellas y la Luna.

La Luna y las estrellas tienen magia, son bellas y nos atraen sin que podamos evitarlo. No es sorpresa que muchos quieran capturarlas y pocos lo logren.

Imagen en formato .NEF /RAW de ejemplo de la configuración para capturar la Luna de cerca, utilizando un teleobjetivo.

Utiliza tu cámara en modo manual.
-Configura tu ISO a 3200
-Se recomienda usar un f/4 de apertura.
-La velocidad puede ser desde 1/1.5 hasta 1” ya que si es mayor a un segundo la cámara captará el movimiento de la tierra y las estrellas se verán barridas.

-Si se quiere hacer una toma del firmamento que incluya la Vía Láctea, se deberá utilizar un objetivo –lente- súper gran angular para así lograr capturar tanto como sea posible.

-Si lo que se busca es fotografiar un planeta, por ejemplo, Júpiter; se deberá utilizar un teleobjetivo a partir de los 200mm.-Para ambos casos, como para cuando se quiere fotografiar la Luna; es obligatorio el utilizar un tripié, ya que trabajaremos con velocidades de obturación lentas y cualquier pequeño movimiento de la cámara hará que las fotografías resulten movidas o borrosas.

-El punto óptimo para fotografiar la Luna, si se quiere que esta luzca clara y brillante, es cuando esta se encuentra en el rango de los 45° a los 135° sobre el horizonte.
*En referencia de tiempo, es aproximadamente una hora después de que la Luna aparece sobre el horizonte.