Guía para escapar… del turismo masivo en Tulum.

“Tienes que ir a Tulum antes de que esté lleno de hoteles” dicen muchos amantes de la Riviera Maya y tienen razón en la parte que dice que tienes que ir, porque aunque los grandes hoteles están concentrados entre Cancún, Playa del Carmen y el norte de Quintana Roo, el turismo masivo se ha dispersado en actividades por toda la Riviera Maya. Por eso hoy nos quitaremos la etiqueta de explorador, turista o viajero para dejarnos llevar por el rostro más orgánico del sur de Quintana Roo.

Nadie se puede resistir al Caribe, es lo más cercano al paraíso en este planeta y México tuvo la fortuna geográfica o paleolítica de tener un pedacito de este paraíso, bueno, un pedacito de casi 1,000 kilómetros de costa en este mar color turquesa, un paraíso que incluye playas, arrecifes e islas, en combinación con lagunas, humedales, cenotes zonas arqueológicas y selva que conviven con unos 17 millones de visitantes anuales según datos oficiales recolectados en 2017, lo interesante de este Tsunami turístico es que tan solo en Semana Santa la cifra de visitantes ya se acerca a un millón únicamente en ese fin de semana, el aeropuerto de Cancún logró el record de despachar 659 operaciones en un mismo día. ¿Cómo no ser parte de este tsunami de homosapiens con maleta y smartphone en la mano? Jamás diría que está mal ser parte de este turismo masivo, al contrario, gracias a él debemos parte de la infraestructura aeroportuaria, hotelera y un alto estándar en los servicios turísticos, por eso el título de este texto invita a escaparnos y descubrir la Riviera Maya desde nuevas miradas.

Hospédate en un árbol

¿Nuestro sueño de niños ahora de grandes! Cerca de la playa Punta Piedra, a pocos minutos del municipio de Tulum, se encuentra una de varias casas de árbol en la Riviera Maya, son opciones escasas pero muy populares en Airbnb, algo que difícilmente encontrarás en una agencia de viajes, la Casa de árbol y cenote tiene un encanto mágico, su vista a la jungla es espectacular y cuenta con su propio cenote ¡no es maravilloso! tiene todo el estilo ecoturístico pero con comodidades como electricidad o WIFi. Esta casita tiene dos recámaras, baños ecológicos y puede recibir hasta 7 huéspedes. También a pocos pasos de esta casa se ubica Casa de árbol en la playa y jungla, no sé si lo de casa de árbol sea necedad porque lo que ahí abundan son palmeras, también cuenta con un cenote dentro de la propiedad pero la playa queda mucho más cerca ¿ya les dije que no hay paredes? bueno sí las hay pero no para contener el aire condicionado, sino para permitir el flujo del viento caribeño, tela mosquitera y un ventilador serán los mejores aliados mientras duermes frente al mar y miles de estrellas. Quienes ya han usado Airbnb sabrán que este tipo de hospedaje requiere las atenciones de un anfitrión, quizá en Nueva York o la Ciudad de México la relevancia no tiene comparación como cuando estás en medio de la jungla o lejos de la ciudad más cercana, Paulina tiene las mejores referencias de otros viajeros que han estado aunque no te sorprendas si no encuentras una buena señal en tu celular, es parte del encanto que quizá se rompe con el WiFi que ayudará sin duda en caso de que sufras de ansiedad por no subir tus historias en Instagram.

Escapada en bici

Anaïs y Johan son originalmente de Bélgica pero se olvidaron un poco del francés para hablar español y vivir en México, Johan es Arqueólogo, Anaïs es Socióloga, son pareja pero su historia de amor no inició en Bélgica donde se conocieron, más bien fue en México donde se volvieron a encontrar para quedarse, ambos ofrecen una experiencia de recorrido en bici por Tulum. El punto de reunión es en el municipio a las 8 de la mañana, ahí se reparten las bicicletas entre los asistentes, ajustan la altura del asiento y Anaïs, con un hermoso acento extranjero explica en qué consistirá su aventura. Primero recorren las calles de la ciudad hasta llegar al sitio arqueológico de Tulum, el objetivo es llegar lo más temprano posible, “nosotros lo hacemos temprano para evitar la llegada de los grupos grandes, es un sitio que tiene muchos visitantes y hacerlo en la mañana es mejor porque el sol no pega tanto”, me dijo Anaïs, orgullosa de anticiparse a los camiones llenos de turistas. En el lugar se explica la historia y los rasgos característicos de la cultura maya, después de recorrer el sitio, regresan por las bicicletas para seguir a través la costa y pasar por la playa para agarrar algunos senderos del parque natural de Tulum “de ahí vamos a lugares más escondidos, que en general los turistas no van porque no conocen, no saben por dónde ir, entonces ellos siguen siempre la avenida principal o la carretera de la playa y nosotros vamos a través de caminos escondidos” agregó Anaïs.

La siguiente parada del recorrido ¡son Tacos! Anaïs tiene poco que ofrece la experiencia en bici pero cuenta que gran parte de los asistentes vienen de otros países, desde Japón, España, hasta Chile y Ecuador, por eso incluyó en el recorrido una parada por tacos de canasta hechos a mano acompañados de un jugo de frutas naturales, sin duda un deleite a media mañana. Aquí no acaba el recorrido, de hecho se requiere mucha pila pues dura unas 5 horas y lo mejor no ha llegado. Posteriormente la siguiente parada es en una cooperativa local de miel, se trata de una asociación localizada casi en la salida de Tulum donde protegen la abeja Melipona, una especie endémica amenazada, los asistentes aprenden de la producción de miel y los principales cuidado al medio ambiente en la zona. ¿Les dije que todavía no llegaba lo mejor verdad? sin duda uno de los mejores momentos del recorrido es la visita a un cenote, en Yucatán hay cerca de 6,000 de ellos, diríamos que son una alberca de frescura en medio del calor intenso que se puede registrar en el verano, ahí explican como ese salto al agua es un recorrido por el inframundo maya de Xibalbá, por supuesto que está permitido nadar todos están invitados a llevar traje de baño y disfrutar el estos hermosos ríos subterráneos ¿se les antojó? no sé, yo sí me imagino aprovechar ese contacto con la naturaleza. El recorrido mide en total 18 kilómetros pero con los respectivos descansos no se siente, es ideal para recorrer con la familia, pareja, amigos o si viajas solo es el espacio ideal para conocer a otros viajeros.

Otro escape a Sian Ka´an

¿Ya habías escuchado hablar de este lugar? su nombre en español significa Puerta del Cielo, aquí difícilmente veremos la construcción de un resort con toboganes y cinco albercas(gracias a Dios). Esta región de más de 650 mil hectáreas es oficialmente una reserva de la biosfera desde 1986 y por ser zona natural protegida ha quedado intacta por los empresarios, aunque no es una reserva virgen del todo, pues los mayas han habitado la zona y varios huracanes han dejado un impacto significativo en el lugar. En 1987 Sian Ka´an fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, un reconocimiento mundial bien merecido. Esta región está dividida en dos zonas, una de ellas es un núcleo de difícil acceso y otra zona donde se pueden aprovechar algunos recursos, es ahí donde hay algunas casas construidas previo a la declaratoria de zona protegida y están disponibles en renta, es un lugar bastante alejado de Cancún al que la mayoría de turistas piensan dos veces antes de llegar. Si ya tienes un hospedaje en Tulum, lo recomendable es hacer una excursión, el lugar comprende 70% de agua, tiene arrecifes coralinos, varias bahías pequeñas, manglares y fauna. Para llegar hay recorridos en lancha desde Tulum, a través de los canales construidos por los mayas para abrirse paso por los manglares. En Sian Ka´an existen cerca de 23 zonas arqueológicas, es recomendable llegar a una muy particular, se llama Muyil, construida justo a un costado de la laguna del mismo nombre, no es tan grande como Tulum pero es hermoso, tiene un observatorio, una estructura que parece salida de la imaginación de Rudyard Kipling en el Libro de la Selva, por el muelle es posible tomar fotografías de la selva o el mar y es recomendable nadar en las aguas cristalinas de los canales. La mejor época para viajar es quizá noviembre y la primera semana de diciembre, la demanda es relativamente baja y la temperatura es agradable, para finales de año y enero es la época de mayor demanda. Existe un tour llamado Mayan Inland Expedition, incluye el recorrido por una zona arqueológicas, comida con una familia maya protectora de animales endémicos, también se visita una reserva natural administrada por una comunidad que protege la región. Miguel Amar lleva más de 10 años operando este tour y ha visto la transformación de la zona y la adaptación de la nueva visión maya sobre Sian Ka´an.

Sin duda llegará un momento en que Tulum y el sur de esta zona experimentarán lo mismo que pasó en Playa del Carmen: una explosión turística e inmobiliaria significativa, el cambio en los últimos 10 años lo notan los locales y será difícil que alguien lo pare, mientras eso pasa es momento de aprovechar esta cara poco explorada de la Riviera Maya, pues como dije, nadie se resiste al Caribe.

Hospedaje Airbnb

Treehouse with private cenote in Tulum beach area

Tulum

Jungle Beach Tree House


Recorrido en Bici: Experiencias Airbnb

Tour en bici para descubrir lo mejor de Tulum

Sian Ka´an

Mexico Kan Tours

Sian Ka´an-Muyil

Mayan Inland Expedition.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *