Huatulco en modo #WikiTour

Preparen el bloqueador solar, la GoPro o la cámara que gusten que ¡nos vamos a Huatulco! Nos hospedaremos en el hotel Holiday Inn (ya hice la reservación), y ya tengo los tours arreglados para que ustedes solo dejen el cuerpo relajado, relajado, relajado.

 

“Aquí es un lugar muy familiar y me atrevería a decir que el más seguro de México”, me contó Ulises, el chofer que me llevó del aeropuerto al hotel. Hicimos aproximadamente 25 minutos pero fue tiempo suficiente para familiarizarme con el paisaje y emocionarme aún más ya que llega el olor a brisa marina aunque difícilmente el mar se llega a ver durante el recorrido. Las montañas celosas lo resguardan muy bien, tan bien, que crearon 9 bahías que abrazan las costas del Pacífico, 36 playas y más de 120 mil hectáreas que ahora conforman el Parque Nacional Huatulco.

 

La llegada al Holiday Inn fue una grata sorpresa, su ubicación da directo a la Marina de Santa Cruz, está junto a una plaza, a una zona de restaurantes y a un conjunto de locales que te acompañan hasta llegar a la playa, pero antes de disponerme a disfrutar de ella, hice otras cosas. 

 

Datos útiles al llegar:

Huatulco tiene como cabecera municipal Santa María Huatulco, pero está alejado. Las bahías se ubican más bien en el pueblo que concentra la zona de hoteles que se llama Santa Cruz Huatulco. Esto es muy importante ya que si buscas el clima en internet, ¡te aparecen dos Huatulco! Tengan mucho cuidado con esto.

 

Arregla desde antes de tu llegada la transportación desde el aeropuerto hasta tu hotel. Muchos operadores turísticos tienen buenos precios y excelente servicio. En mi caso, una llamada con el hotel Holiday Inn bastó, pues ellos me dieron recomendaciones muy útiles.

 

Si quieres hacer actividades caminando, elige un hotel céntrico. A mí me encantó hospedarme cerca de la marina, pues esa zona es de las pocas para caminar por lo accidentado del terreno. También a unos pasos encontré tablas para hacer paddle board en renta, cafeterías, spas y restaurantes para escapar un rato y disfrutar de la gran vista y tranquilidad que este hermoso destino turístico nos ofrece.

 

Huatulco pasa la mitad del año seco y la otra mitad reverdece, la experiencia es la misma, pero si quieres ver todo más verde, te recomiendo ir a finales de la primavera.

 

¿Qué hacer para pasarla increíble?

Como les decía, el pueblo es pequeño pero su oferta de actividades es amplia. Para iniciar tranquilo, di un paseo por el lugar donde me encantó ver las hermosas calles arboladas y decoradas con palmeras que recorren toda la zona hotelera en un suave vaivén de subir y bajar, porque la mayor parte de la zona está en alto. Aprovechando esto, tomé mi primer tour con Paraíso Huatulco Tours. Me llevaron por 4 miradores, uno de ellos a un lado del Faro a más de 80 metros de altura. Ideales para tomar fotos y para admirar las olas azul profundo con blanca espuma, al golpe de roca casi bajo tus pies; después visité una maravillosa cata de Mezcal, porque “para todo mal, mezcal y para todo bien, también”. Lo siguiente fue recorrer el centro del pueblo, la iglesia con el mural de la Virgen de Guadalupe más grande de México y terminé regresando en el fresco de la noche.

 

En ese momento decidí subir la intensidad de mi visita y la mejor forma fue con un recorrido por las bahías. Este tour es obligatorio, porque es la mejor forma de conocer verdaderamente la belleza natural de Huatulco. Mi consejo es: diviértanse mucho pero guarden energía para otras actividades que esto apenas va comenzando.

 

Una gran opción es el recorrido por las cascadas, este paseo puede ser hecho en camioneta o en cuatrimoto, ¿adivinen cuál preferí? solo les diré que una parte del camino fue bajo la lluvia y me encantó la experiencia. El tour incluía la visita a una finca cafetalera, comida, chapuzón en las cascadas de Llano Grande y una fantástica plática a cargo de Denise, un francés bastante mexicano y divertido. Si van en familia, es mejor optar por el traslado en camioneta que dura casi dos horas pero si van en pareja o con amigos, las cuatrimotos son la opción.

 

Descenso en río es una actividad que siempre suena a deporte extremo, pero en Huatulco la mayor parte del año el rio Copalita no pasa de categoría dos, eso significa que lo más agitado es la parte alta del brazo por remar, en Paraíso Huatulco Tour tomé este recorrido que incluía una visita a la playa la entrega para hacer snorkel, me impresionó lo limpia que estaba y la vasta variedad de peces tropicales que llenan de color el azul del mar.

 

Si tienen más días en este hermoso destino, pueden tomar un tour por la zona arqueológica de Copalita, o hacer un recorrido ecoturístico de plantas medicinales y no se diga tomar unas clases de surf o paddle board al amanecer o atardecer, ¡es una experiencia fenomenal!

 

¿Dónde comer?

Yo no sé qué tienen los oaxaqueños que no conozco a ninguno que no cocine bien, así que la comida no fue un problema. Opciones hubo muchas, conocí el Mercader, cerca de la Capilla de la Santa Cruz, pero en esta ocasión tengo una mención honorífica a otro restaurant, de verdad, les pago la cuenta si no comieron rico, les hablo del restaurante Jaguar, dentro del mismo Holiday Inn. Fue mi primer opción por la rapidez pero no saben los platillos del chef, una fusión oaxaqueña ¡increíble! El pan del desayuno, los platillos de la comida, todo exquisito, se los recomiendo para disfrutar a un lado de la alberca.

 

Sin duda, Huatulco es un destino que no defrauda, no es el tipo de lugar con la mayor vida nocturna del país, por eso, si viajas en familia, con amigos o en pareja, este es tu lugar ideal. Otro dato muy importante que los animará a visitar Huatulco, es la limpieza de sus playas y la política de reducción de consumo de plástico y uso de popotes en todo el municipio, un reconocimiento que algunos viajeros sí sabemos apreciar.

 

¿Les gustó? ¡Sigan pendientes que seguro vendrá otro #WikiTour pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *